Daniel Bermúdez y Sergio Alfonso Pérez en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe

Daniel Bermúdez Pastor y Sergio Alfonso Pérez González fueron los encargados de cerrar las intervenciones del alumnado en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe (convenio MEC / British Council)

Anuncios

Ana Castaño y Alicia Prada en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe

Ana Castaño Rodríguez y Alicia Prada García se encargaron de hablar del profesorado participante en el Proyecto Bilingüe del Centro (puedes leer la transcripción de su intervención debajo del vídeo)


Ana Castaño y Alicia Prada:

ALICIA: “Bueno, ahora me toca hablar después de Alex pero, bueno, lo intentaré… (risas).

Hemos decidido hablar de los profesores que hemos tenido durante todo nuestro Proyecto Bilingüe: Marta, Asun, Belén y Mariola; y, por supuesto, John y André. También mencionaremos a Cheko y Covadonga. Finalmente tenemos que mencionar a Elena que, aunque solo nos ha dado clase este año sigue considerándonos como alumnos del Proyecto.

Empezaremos con Marta diciendo que es una de las mejores profesoras que hemos podido encontrar. A muchos de nosotros nos ha dado clase durante tres años. Es una profesora dura que exige un gran esfuerzo por nuestra parte pero esto fue lo que nos hizo mejorar. Recordamos especialmente las obras de teatro deprimero y las películas de cuarto. Eran una forma diferente de enseñar y una actividad disinta; sin duda esto es algo que debemos agradecer ya que nos hacía las clases más llevaderas.

ANA: Nos acordamos de la extraña manera que Asun tenía de organizarnos en las mesas en segundo. Cada semana teníamos que movernos una fila hacia atrás lo que hacía que cambiáramos de compañero; era una forma de controlarnos a todos y de estar segura de que todos estuviésemos en la primera fila en algún momento. En cuarto nos acordamos de las diferentes canciones que escuchábamos y que nos hacían las clases más agradables. También hacíamos muchos trabajos en grupo y más de una presentación oral por trimestre. No era sólo una profesora sino que también era una persona que siempre estaba para ayudarnos en cualquier situación o problema de la vida.

Tuvimos a Belén como profesora solo un año, el primero. Siempre nos acordamos de su “Tea Party” el último día de clase. Nos lo pasamos bien y fue una actividad diferente. También nos acordamos de su diferente pronunciación a la que nos fue difícil acostumbrarnos.

ALICIA: Mariola nos dio clase en tercero. Fue una profesora dura pero su exigencia nos ayudó a mejorar nuestro nivel de inglés. Era muy veliente porque nos solía preguntar nuestra opinión sobre ella como profesora sin miedo a lo que pudiéramos decirle. Sus opiniones fueron consideradas seriamente por nosotros, para bien o para mal, a la hora de decidir qué nivel hacíamos de los IGCSE. Si hablas de Mariola tienes que mencionar su dulce y alegre sonrisa, que nos sigue transmitiendo aunque ya no nos da clase. Como recuerdo personal me gustaría recordar que alguna vez llevábamos alguna prenda de ropa igual y por ello bromeaba preguntándome si quería dar la clase yo. En nombre de todos los estudiantes queremos dejar claro que es una de las mejores profesoras que tuvimos durante nuestra vida.

ANA: John era un profesor que realmente se preocupaba mucho por nuestra educación. Tenemos muchos recuerdos de él porque nos dio clase los cuatro años de la ESO pero, como no podemos contar todo, destacaremos lo que más nos márcó. Siempre nos enseñaba un documental sobre plantas y tenía mucho interés en la primera parte porque nunca llegamos a ver la última. Nunca nos olvidaremos de su divertida pronunciación del español en algunas palabras como “bachilarato” (ya ves, John, finalmente estamos en “bachilarato”) También nos gustaban las peleas que tenía con su amigo André y las bromas que cada uno hacía del otro en clase. Por último debemos decir que es un gran profesor y, sobre todo, una gran persona.

ALICIA: André, ¿qué podemos decir de André? Perdonad los demás pero él era el más gracioso. Tenía una forma diferente de enseñar: nos hacía participar, se subía a la mesa para “luchar contra los enemigos” y nos enseñaba algunos demas como Carlomagno y la Revolución francesa mediante canciones. Se reía de nosotros los sábados por cómo andábamos. Finalmente, fue un gran profesor y una gran persona; siempre se preocupó por nosotros; era más que un profesor, se portaba como un tutor, asegurándose que dábamos lo mejor de nosotros tanto en las clases como en los problemas de la vida. Muchísimas gracias, André.

ANA: Cheko siempre fue consciente de que no íbamos a hacer sus deberes ni los viernes ni los sábados porque, a menudo, subía los deberes al Campus los domingos. Claramente, muchos de nosotros nos olvidábamos de mirar el Campus los domingos. Siempre recordaremos los dulces que normalmente nos daba en los exámenes. Es una gran persona y, por supuesto, muy valiente por dar sus clases en inglés.

ALICIA: Covadonga nos dio clase durante un año. Fue nuestra profesora de Ética y la tutora de la mayor parte de nosotros. Tenía unas ideas muy claras y nos las enseñaba de la manera más obvia. Era una gran fan de la cultura de los amish y de Erin Brockovich. También le gustaba mucho enseñar los derechos humanos a los que dedicó todo un trimestre -nunca los olvidaremos-. Nos ayudó mucho con las notas porque podíamos sacar más de un 12 en exámenes sobre un total de 10 puntos posibles.

ANA: Tenemos que mencionar a algunos profesores que ya no están aquí; como Paco, que tuvo la valentía de darnos clase en inglés; Elvira, que muchas veces no entendía nuestro inglés pero que también fue muy valiente por impartir Educación Física en inglés; y Silvia Guadalupe del Río Freije, cuyos nombres nos parecían muy divertidos y que decía que nos dabe muchas clases en español porque no las íbamos a entender en inglés. Finalmente, Elena fue nuestra coordinadora bilingüe. También tenemos que expresar nuestra gratitud a todo el profesorado que tuvimos durante nuestro paso por el Colegio Público Atalía.

ALICIA: En conclusión, tuvimos grandes profesores que marcaron fuertemente nuestra vida escolar. Nunca tendremos suficientes palabras para agradecérselo. Nunca os olvidaremos y sin vosotros nunca habría sido lo mismo. Gracias por ser el grupo de educadores que han contribuido a nuestro formación, no sólo como estudiantes, sino también como personas.”

Alexander Hossbach en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe

Alexander Hossbach ofreció su visión del Proyecto Bilingüe, la visión de un alumno que inició sus estudios en Inglaterra y que se incorporó tardíamente al sistema educativo español (puedes leer la transcripción de su intervención debajo del vídeo)


Alexander Hossbach Pérez:

“Me han pedido que haga un resumen del Proyecto Bilingüe desde la perspectiva de un nativo, de alguien procedente de otro sistema educativo pero, antes de hacerlo voy a pediros que, por un momento, tratéis de imaginar la situación que voy a describir: Imagina que eres un alumno, es la sexta hora, estás bastante cansado, es viernes y sólo piensas en llegar a casa y tumbarte. Tras una semana de exámenes has perdido la voluntad de vivir. Si, al igual que Elena, tienes que hacer un largo examen a veinte adolescentes raros y en ese estado, entonces sólo te deseo suerte y todo lo mejor.

Todavía recuerdo la sensación de fatiga y mal humor, incluso de pereza ante una tarea tan ardua. A pesar de todo, no fueron los rostros enfadados, ni el largo examen, ni el dolor de la mano después de escribir sin parar durante diez minutos; lo que más me llamó la atención fue el propio vídeo, sobre el que íbamos a hacer el examen. Se titulaba “Cómo la escuela mata la creatividad” y era un Ted Talk. Para aquéllos que no lo sepan, un Ted Talk es una breve presentación ofrecida ante un público en la que el presentador habla sobre un tema o simplemente ofrece su propia opinión. En esta ocasión el presentador era Sir Ken Robinson, profesor de la Universidad de Warwick, quien critica los sistemas educativos a nivel mundial tal como los conocemos en la actualidad.

Os preguntaréis qué tiene esto que ver con el Proyecto Bilingüe. De hecho está muy relacionado ya que, mientras que el currículo ordinario -al menos para mí- es bastante tedioso, aburrido y nada emocionante; el Proyecto Bilingüe ha evolucionado en estos diez años convirtiéndose en todo lo contrario y acercándose hacia las propuestas de Ken Robinson. Promocionando una enseñanza proactiva a través de una variedad de temas las clases se vuelven más interesantes y atractivas. Además, el Proyecto nos permite desarrollar competencias básicas que podremos utilizar más adelante en nuestras carreras. Y es en este sentido en el que me gustaría compartir una experiencia. Antes de Navidad tuvimos que realizar presentaciones en la materia de Lengua y, aunque las presentaciones eran realizadas en español, resultaba evidente qué alumnos procedían del Proyecto Bilingüe y cuáles no. Y es que los alumnos y alumnas que han cursado el Proyecto Bilingüe han desarrollado la capacidad de hablar en público de una manera precisa y apropiada y, lo que es más importante, de continuar con el discurso incluso si has cometido un error. Así, puedo concluir que las frecuentes presentaciones orales, y el Proyecto Bilingüe en general, han sido muy importantes para desarrollar esas competencias básicas.

Y, volviendo al inglés, creo que es justo decir -y la mayoría de los que estamos aquí estaréis de acuerdo conmigo- que el manejo de la lengua que hemos alcanzado es mayor que en cualquier otro instituto. De hecho, les reto a que encuentren a un grupo de adolescentes de 16-17 años con la misma fluidez, corrección y facilidad de comunicación como el que tenemos hoy aquí.

Y, para terminar, me gustaría felicitar a todos los que hemos finalizado este Proyecto Bilingüe y también a todos los adultos -familias, profesorado- que, de una forma u otra, han contribuido a nuestra educación.”

Laura Menéndez y África Vincelle en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe

Laura Menéndez y África Vincelle fueron las primeras en intervenir en el Acto de entrega de certificados y diplomas del Proyecto Bilingüe (convenio MEC / British Council) celebrado en el IES el pasado 22 de enero. En su intevención comentando su experiencia en el Proyecto (puedes leer la transcripción de sus intervenciones debajo del vídeo)

 África Vincelle Nieto:

“Buenas tardes, me llamo África y he participado en el Proyecto Bilingüe desde 1º de ESO como todos los alumnos que aquí nos encontramos, con la pequeña diferencia de que no tuve ningún tipo de referencia previa sobre en qué consistía la enseñanza bilingüe, por el hecho de no haber estudiado en el colegio Atalía.

Pasar de un colegio no bilingüe a un instituto que sí lo era parecía un cambio en una etapa ya de por sí bastante complicada. Los docentes de mi antiguo centro me animaron a presentarme a la prueba de acceso para este proyecto y finalmente decidí aceptar, ya que parecía una gran oportunidad que no se presenta fácilmente. Por aquel entonces ni mis padres ni yo éramos conscientes de lo que este realmente significaba en el desarrollo del inglés, pero ahora puedo decir que es una de las mejores decisiones que he tomado.

Unos pocos meses de entrenamiento y trabajo duro me ayudaron a superar el examen final, lo cual me abrió una puerta a una nueva forma de aprendizaje.Todo comienzo es duro, y el mío no era una excepción. Mis primeras semanas en el currículo bilingüe resultaron difíciles de sobrellevar: las palabras no surgían de una forma tan natural como al resto de mis compañeros y compañeras, y mi intento por entender cada frase mencionada en clase no era del todo satisfactorio. Tengo que decir que no estaba sola en esta lucha con el inglés ya que Marina, compañera y amiga desde los tres años, que también está en esta sala con nosotros, había decidido antes que yo empezar en este proyecto bilingüe, y era evidente que, aunque para ella también estaba siendo duro, estaba unos pasos por delante mío. Pero finalmente todo fue posible gracias a mis compañeros y compañeras y al profesorado, que me ayudaron día a día lo mejor que pudieron para introducirme en este tipo de enseñanza.

Una vez que me hube acostumbrado a este método, pude percibir bastantes diferencias entre las clases en español y las clases en inglés. Mi creatividad fue impulsada de una manera como nunca antes lo había sido. Mi originalidad crecía más y más en cada redacción, y aprender de memoria fue sustituido por aprender al entender.

Tengo que reconocer que incluso me empezaba a gustar el inglés, una gran novedad puesto que, hasta aquel momento, incluso lo odiaba un poco. Ahora entiendo que eso se debía a la manera en la que lo había aprendido. Hasta aquel entonces pensaba que el inglés consistía simplemente en gramática y vocabulario, lejos de una visión del lenguaje en sí mismo. Pero desde entonces, empecé a verlo como una nueva y compleja forma de expresarme y comunicarme con el mundo que me rodeaba.

Hoy estamos aquí para conmemorar esta etapa que acaba de finalizar, y así recordar todos los buenos momentos que hemos vivido gracias a ella, dándonos cuenta indirectamente de todo lo que hemos aprendido a lo largo de estos años y que vendrá con nosotros el resto de nuestras vidas. Hay momentos llenos de emoción, felicidad y risa que resultan agradables al recordarlos, y que nos hacen reír más fuerte y sonreír más ampliamente que la primera vez que los vivimos, haciéndonos entender que fue una etapa por la que valió la pena sacrificarse.”

Laura Menéndez Menéndez:

“Llevamos cuatro años en este Proyecto, cuatro años desde que llegamos aquí y nos conocimos. Muchos ya nos conocíamos, aunque nuestra relación no fuera tan intensa como lo es ahora, y es que la mayoría de nosotros venimos del Colegio Atalía. Venir de Atalía no sólo signicó conocer a la mayor parte de nuestros compañeros y compañeras, también significaba venir de una manera de enseñar y aprender que tiene continuidad en este instituto. Pero eso no quiere decir que fuera fácil. Yo diría que venir de la Atalía nos dio una ventaja pero lo cierto es que cualquiera puede conseguirlo, del mismo modo que África o Marina lo han conseguido.

Empezar en el Proyecto Bilingüe a los tres años nos ha dado habilidades de comprensión oral que nunca perderemos y estoy segura de que eso nos ayudó mucho. Pero, en mi caso, cuando empecé el instituto, el inglés se convirtió en una asignatura dura, cuando no lo había sido con anterioridad. Aunque era buena en la expresión oral, mi gramática y escritura eran flojas y fue aquí donde más noté el cambio. Tuve que trabajar duro los dos primeros años para alcanzar el nivel que debía tener pero debo decir que mereció el esfuerzo.

Para mí, la mayor diferencia entre la enseñanza bilingüe y la no bilingüe no es el inglés, es la manera en la que las cosas se enseñan. Fuimos enseñados a entender lo que estábamos estudiando y eso me ha ayudado mucho este año en algunas materias. Puede que no me guste la Biología pero nunca olvidaré la fórmula de la fotosíntesis y como esa muchas otras; y hacer que alguien recuerde ese tipo de cosas de materias que no te gustan especialmente es un gran trabajo. No me gusta mucho la Biología pero siempre me han encantado la Historia. Nunca he recordado todas las fechas de los acontecimientos importantes de la humanidad pero he aprendido a relacionarlos y a entender porqué ocurrieron lo cual es más importante.

Atender clases en otro idioma es siempre un desafío y debemos estar orgullosos de haber sido capaces de obtener un resultado positivo en este momento de nuestras vidas, independientemente de dónde vengamos o hacia dónde nos dirigimos. Todos hemos tenido una gran oportunidad al estudiar aquí para nuestro futuro y todos hemos alcanzado un nivel de inglés que a mucha gente le gustaría tener. Pero nada es comparable a las experiencias y los buenos momentos que hemos vivido aquí durante estos cuatro años.”